El análisis componencial. El análisis de rasgos distintitivos

El análisis componencial

Puede considerarse al análisis componencial como el modelo clásico de análisis de rasgos.

Nociones primeras: lexema y dominio. Dado un conjunto limitado de unidades lexicales (lexemas) que comparten algún rasgo de siginificado, se trata de establecer si este conjunto de lexemas forman un dominio y de descubrir la pauta formal de los significados que subyacen a este dominio.

Otras nociones básicas: análisis componencial, paradigma, taxonomía, llave, árbol, dimensión de significado, rasgo de significado, inclusión de referencia, nivel de contraste, parrilla etic y conjunto de contraste.

El análisis componencial consiste en un proceso de búsqueda de:
  1. Las dimensiones de significado que subyacen a un dominio.
  2. La realización de la cartografía de los valores de estas dimensiones (los rasgos de significado) que aparecen en un conjunto dado de lexemas.
  3. Las dimensiones pueden ser obvias y dadas por una parrilla etic (Ej.: relaciones de parentesco), pueden no ser obvias y sin embargo dadas por una parrilla etic (Ej.: rango agnaticio) o puede que no se tenga disponible de antemano ninguna parrilla etic.
Una taxonomía consiste en la organización de un dominio mediante la inclusión de referencia. Suele emplearse la taxonomía cuando el intento de descubrir las dimensiones subyacentes no ha tenido éxito. Las taxonomías suelen contener niveles de contraste, aunque no siempre es posible establecerlas.

Un paradigma perfecto se caracteriza por:
  1. En él cada definición componencial corresponde a un único evento mínimo de clasificación.
  2. Para cada par de rasgos de una dimensión dispone de un par correlativo de lexemas.
  3. Tiene una redundancia cero.
  4. Las dimensiones semánticas se aplican simultáneamente.
Un árbol se caracteriza por:
  1. Ser un sistema máximamente redundante, en el que las definiciones componenciales contrastan en más de una dimensión.
  2. Las dimensiones semánticas se aplican secuencialmente.
  3. Requiere para su presentación una llave.
Una llave es una estructura de ramificación cuyo primer nodo indica la raíz de dominio y cada nodo siguiente representa la selección de un solo rasgo particular. Las taxonomías, paradigmas y árboles son tipos de estructura semántica, mientras que la llave es un tipo de representación de una estructura semántica.

Un segregado (denotata) es una clase de objetos referidos por medio de un lexema. Dos segregados están en una relación de contraste sólo cuando la diferencia entre ellos es significativa. Una serie de segregados contrastantes forman un conjunto de contraste.

Los atributos son las propiedades que comparten los objetos de un segregado o taxón. Un rasgo semántico (rasgo distintivo) corresponde a un atributo criterial de los objetos de un segregado.

Polisemia, conjuntividad, marca, oposición binaria, racimación

La polisemia es un fenómeno generalizado (Ej.: Hombre/Mujer, son lexemas de contraste, aunque cada uno de ellos tiene otros significados. Así, hombre puede referirse de forma genérica al ser humano, también a un adulto por contraste con un niño, etc.) A la polisemia a veces está asociado el fenómeno denominado marca. En Hombre/Mujer, el término marcado es el más general, hombre. La oposición binaria fue el núcleo del análisis estructuralista, ello no ha impedido su uso por parte del análisis componencial. Otra forma de gran importancia en algunas taxonomías es la racimación. Consiste en definir un término por varios rasgos asociados unos a otros, como en racimo (Ej.: Aves: tienen pico, plumas y alas).

El dominio del parentesco

El campo de aplicación fundamental del análisis componencial fue el parentesco, que quedó así desvelado como un dominio o conjunto de lexemas. Las relaciones de parentesco designan relaciones establecidas desde una posición, la del que habla. Se utiliza la expresión EGO para denotar la posición relativa en los análisis de parentesco.

El parentesco, para el conjunto de las sociedades humanas, constituye la base de muchos sistemas de agrupación de personas, sistemas de organización social, sistemas de asignación de roles, sistemas para la formación de alianzas, sistemas para garantizar la reproducción social, etc. No obstante, se presupone que su comprensión como sistema terminológico puede ser reveladora de muchos de esos aspectos o al menos ayudar a su comprensión.

Para realizar el análisis de las relaciones de parentesco se utiliza un conjunto de signos, en principio abreviaturas de los términos básicos de parentesco en inglés: F (father), M (mother), B (brother), Z (sister), S (son), D (daughter). Combinando estos seis signos se dispone de código estándar con el que registrar la posición de cualquier individuo en relación a EGO. Este sistema de signos es parte de un procedimiento etic.

Lounsbury, a propósito de los sistemas de parentesco en los Cuervo, estableció tres reglas:
  1. Regla del sesgo: el hermano de una mujer, como pariente de conexión, es equivalente al hijo de ésta, como pariente de conexión. Corolario: cualquier varón en conexión con la hermana del pariente será equivalente al varón en conexión con la madre del pariente.
  2. Regla de fusión: cualquier hermano/a de una persona que sea del mismo sexo que ella, en cuanto pariente de conexión, es equivalente a ella. Corolario: cualquier hermano/a de alguien del mismo sexo que él (ella) será equivalente a él (ella) como objeto de referencia.
  3. Regla de los medio-hermanos: cualquiera de los hijos/as de uno de los padres es hermano de los otros.
La tercera de estas reglas es prácticamente universal, la segunda está muy difundida y la primera es restringida.

En cualquier conjunto de términos de parentesco de cualquier sociedad humana aparece una lógica, es decir, forma una estructura, un sistema.

Adaptando los métodos de Lounsbury y Goodenough, Romney sintetizó un procedimiento para hallar qué tienen en común los distintos términos de parentesco de un sistema dado. Para ello establece las siguientes reglas:
  1. Regla de la diferencia mínima: la diferencia se reduce cuando, por ejemplo, en relación a un término X no importa si EGO es masculino o femenino.
  2. Regla de los recíprocos: pueden ser reducidos a la misma expresión los recíprocos. Por ejemplo, el hijo/a del hermano de EGO y el hermano/a de su padre.
  3. Regla de la diferencia en secuencia. Resulta de combinar las dos reglas anteriores cuando la genealogía no establece diferencia.
Los términos de parentesco en castellano

Aplicación del sistema terminológico estándar al sistema de parentesco en castellano, con objeto de exponer la mecánica del uso del mismo.

Otros paradigmas: pronombres y cacharros

Influencia de los modelos lingüísticos (Jakobson) Conklin los empleó en su intento de análisis de los pronombres Hanunóo (paradigma imperfecto). Foley ha mostrado que el sistema de pronombres tagalo puede ser cartografiado según un paradigma perfecto, si se ordena con las dimensiones de “hablante incluido”, “hablante excluido”, “oyente incluido” y “oyente excluido”.

El mundo de objetos

Otro campo de aplicación del análisis componencial es el mundo de objetos (artefactos). Sobre este aspecto son frecuentes las clasificaciones nativas que pueden ser objeto de análisis (Ej.: aplicación del análisis semántico de rasgos a los objetos que se usan para sentarse).

Taxonomías Folk

Aplicación a las clasificaciones nativas del la flora.

Taxonomías Folk y taxonomías científicas.

Comparación de las taxonomías de plantas y animales con las taxonomías de la Biología. Los sistemas de clasificación folk no siguen las mismas pautas que los sistemas científicos. Sin embargo son sistemas de clasificación sistemáticos.

A título de ejemplo, puede evocarse el estudio de Berlin, Breedlove y Raven. Compararon la taxonomía de plantas tzeltal, con una muestra de 1.000 términos, y la botánica. Resultados:
  • Infradiferenciación: algunos términos tzeltal correspondían a dos o más especies botánicas.
  • En otros casos se daba una correspondencia biunívoca entre los términos tzeltal y los botánicos.
  • Supradiferenciación: algunos términos tzeltal correspondían a una sola especie.
En conclusión puede afirmarse que los sistemas de clasificación son diferentes en las distintas lenguas y que el sistema de clasificación establecido por la Botánica constituye un lenguaje más. En todo caso, el sistema de la Botánica tiende a hacerse cada vez más generalista, mientras que la taxonomía folk tiende a la especialización.

Compartir