Diversificación de las Técnicas de Caza

El hombre del Paleolítico Superior, en busca de alimentos, explotaba una región de modo razonablemente lógico, conocedor de que en ciertas zonas y en determinadas estaciones podía encontrar abundante alimento vegetal o que en otras áreas ciertas especies animales realizaban migraciones y se reunían en un punto de forma periódica. Por tanto, el grupo se trasladaba siguiendo un ciclo anual hasta conocer el territorio de forma detallada.
El hombre el Paleolítico Superior sabía explotar su capacidad intelectual mucho mejor que sus antepasados y disponía de útiles más perfeccionados. Sin duda, debían poseer un cierto lenguaje estructurado que les permitiera organizar las estrategias de caza y discutir su desarrollo.
No está claro cual era el sistema para cazar animales de gran tamaño (mamuts, rinocerontes lanudos o elefantes). Es probable que empleasen algún sistema de trampas. Para cazar animales de menor tamaño aunque más rápidos, necesitaban otras estrategias. Por ejemplo, para la caza de ciervos o caballos idearon sistemas para la caza en masa, cuya prueba queda patente en la capa de esqueletos de caballos del yacimiento francés de Solutré. Allí los cazadores esperaban que un rebaño de équidos pastara cerca de un acantilado, asustándolos después para que cayeran al vacío. Este sistema debió emplearse en muchas generaciones.
También inventaron útiles que facilitaron las labores cinegéticas. El arco parece una invención tardía, y debió producirse en diferentes lugares y épocas, en torno al final del Paleolítico Superior. El arco estuvo precedido por otro invento importante, el propulsor, útil compuesto por un fuste de 20 a 30 cm., con uno de los extremos terminado en gancho donde se apoyaría el dardo. Algunos de ellos están ricamente decorados, aunque casi todos tienen algún tipo de decoración. El gesto de lanzamiento de este útil es parecido al lanzamiento de jabalina, prolongado por una rápida rotación del propulsor, consiguiendo distancias de hasta 75 m, con un óptimo de 25 m.
Debieron usarse también hondas, boleadoras, lazos, etc. Sin embargo, el arco es considerada la primera “máquina” que se inventó. Hasta ahora todas las armas habían sido propulsadas por la fuerza del hombre, pero en el arco, la fuerza se acumulaba en la cuerda, que se tensa poco a poco y adquiere gran potencia al ser soltada.
También la pesca y el marisqueo formaban parte de la actividad de la población paleolítica. La pesca se realizaba en los ríos y cercanías de las costas, principalmente salmones y truchas. Esta pesca se efectuaría a mano o mediante útiles óseos como los arpones. El marisqueo queda documentado en casi todos los yacimientos, tanto como aprovechamiento alimenticio, como soporte de adornos y colgantes.

Compartir