Manifestaciones del Arte Mueble

Cuando hablamos de arte mueble Paleolítico nos referimos a las pinturas y grabados sobre losas y losetas, así como las pequeñas esculturas realizadas en materia ósea y piedra (seguramente los hubo también en madera).

Los objetos de arte mueble más antiguos son los de la cueva de Vogelherd (Stetten, Alemania), del Auriñaciense, son piezas de marfil: pequeño caballo de “cuello de cisne”, un mamut, una cabeza de león y una figura antropomorfa estilizada. Otros yacimientos de la zona han proporcionados objetos similares.

Del periodo Gravetiense de la Europa Central se conocen bastantes figuras zoomorfas:

  • Dolni Vestoniçe (mamuts, osos, etc. de barro cocido)
  • Pavlov (dos mamuts de marfil)
  • Predmosti (un mamut de marfil)

En diversos yacimientos de la llanura rusa se hallaron cuerpos y cabezas de animales al parecer intencionadamente rotas.

En Francia abunda el arte mueble, destaca la vigorosa cabeza de un toro amizclado (de fecha imprecisa). La piezas más destacadas pertenecen al Magdaleniense, destacan:

  • Caballo esculpido en marfil (Lourdes, Pirineos).
  • “Caballo relinchando” de Mas d’Azil (Ariège). Una de las obras maestras del arte de todos los tiempos, por su realismo (sólo 5,6 cm.).
  • Pareja de renos en marfil (20 cm.) de Bruniquel.

OBJETOS UTILITARIOS

En Francia se han encontrado espléndidos ejemplares de útiles decorados, destacando los procedentes de las cuevas Bruniquel-Monastruc.

Los propulsores labrados sobre asta de reno presentan magníficos relieves y escultura en pleno bulto, como el “Caballo saltando” , base de un propulsor, de 29 cm., con dinámico movimiento, procedente de la cueva de Bruniquel.

Destacan también los “contornos recortados”, figuras que representan la cabeza o silueta de un animal con los detalles representados por líneas grabadas. La mayoría tienen uno o dos agujeros, por lo pudieron servir como objetos de adorno. Destacan los de la Cueva de La Bastide, del Magdaleniense final-Aziliense (Altos Pirineos).

De la Cueva de Mas d’Azil, del nivel Magdaleniense, destacan otros dos propulsores:

  • “Propulsor del cabritillo”, en un estado de conservación excepcional.
  • “Propulsor de los pájaros”, refleja una escena anecdótica en la que dos pájaros se posan bajo la cola levantada de un cáprido, que tiene la cabeza vuelta hacia ellos mirándolos.


Los “bastones perforados” a veces se han llamado “bastones de mando”, ya se conocen en el Auriñaciense, aunque sólo se complementan con figuras de relieves y de bulto en el Solutrense y Magdaleniense. Destaca el “bastón de mando con prótomo de caballo” en asta de reno de Mas d’Azil (22 m.).

De la Europa Central destaca el propulsor en asta de reno de Kesserloch-Thayngen (Schaffhausen, Suiza) que representa una cabeza de toro amizclero y otras representaciones zoomorfas.

En España, la pequeña plástica paleolítica escasea y se limita a la región cantábrica (El Juyo, Tito Bustillo y la Viña). Una excepción es el posible glotón de marfil hallado en Jarama II (Valdesotos, Guadalajara) del Magdaleniense inferior.

Compartir