Los Comienzos de la Metalurgia en Europa

Dentro del gran desarrollo tecnológico del Neolítico europeo central y oriental destacan la construcción de poblados, mejoras en la agricultura (selección de simientes, arado, riego), ganadería (especies mejor adaptadas) y en las técnicas artesanas, como el tejido y la cerámica (depuración de arcillas, hornos).
También destacan las explotaciones mineras de sílex y otras rocas para unas herramientas cada vez más sofisticadas. La actividad minera es anterior a la búsqueda de metales. Algunos metales se usaron por sus características externas antes que por su carácter de mineral metálico (como el colgante de malaquita de la cueva de Shanidar, del IX milenio). El cobre nativo y el oro fueron seguramente los primeros en trabajarse en frío o caliente por simple batido. Después se llega a la fusión en hornos, el uso de moldes y posteriormente a las aleaciones y otras técnicas.

Los primeros indicios


Es posible que los primeros ensayos metalúrgicos en Europa comenzaran hacia el IV milenio. El objeto metálico más antiguo es un punzón de cobre del Neolítico antiguo (Starcevo-Karanovo I-II, hacia 5900/5300 a.C.) de Balomir (Rumanía), haciéndose frecuentes los objetos de cobre hacia el Neolítico medio (Karanovo III-IV, hacia 5300-4700 a.C.). En Grecia, los primeros objetos de cobre corresponden al Neolítico Medio de finales del VI milenio (Sitagroi y Dikili Tash), y durante el Neolítico Final del V milenio se difunde la metalurgia, conociéndose ya la fundición (aparición de escorias en Sitagroi III, hacia 4700-4300 a.C.).

La explotación de minerales metálicos


Al sur de los Balcanes se han descubierto minas de extracción de cobre en Rudna Glava y Rudnik, tanto al aire libre como en pozos subterráneos, desde la primera mitad del V milenio. De finales del IV milenio son las minas de Ai Bunar en Bulgaria.
Todo ello indica una temprana utilización del cobre en Europa, aunque observamos que en zonas cercanas a Oriente Próximo, y de cronología algo posterior (en Anatolia el cobre batido desde el VIII-VII milenio y el fundido desde el VI al norte de Mesopotamia, en Yarim Tepe).
La metalurgia es un elemento más del avance tecnológico, que en un momento dado se introduce en las comunidades neolíticas avanzadas sin afectar en principio a su organización económica y social. A largo plazo, la explotación y control de reservas metálicas, su manufactura y distribución, sí darán lugar a una profunda transformación política, económica y social.

Compartir