El Sureste de Europa

Teorías sobre los orígenes y difusión de la metalurgia en Europa


Según la teoría tradicional de Childe, la aparición de la metalurgia en Europa era el resultado de la difusión de su secreto hacia occidente desde las altas culturas del Próximo Oriente. Alcanza primero Anatolia, después el Mediterráneo Oriental y Troya I, originándose los primeros brotes metalúrgicos, primero en el Egeo y posteriormente en los Balcanes, donde se desarrolla la cultura de Vinca, emparantada, según él, con Troya I.
Renfrew, en la actualidad, modifica la argumentación de Childe, debido a los resultados de las dataciones de C-14 en Vinça, envejenciéndola considerablemente, lo que significa que los Balcanes podría haber sido un foco autónomo e independiente respecto al foco asiático. Los argumentos de Refrew son los siguientes:

  • Las primeras culturas metalúrgicas del Sureste de Europa (Vinça, Ploçnic y Gumeltnisa) son eminentemente indígenas resultantes de un proceso de evolución interna. Respecto al cobre, se puede decir que incluso los procedimientos técnicos de extracción y fundición de mineral parecen independientes y diferentes a los del Próximo Oriente.
  • Estratigráficamente no cabe establecer un sincronismo entre Troya I y los Balcanes, a la luz de la secuencia del Tell de Karanovo. Mientras los Balcanes se situarían en el segundo tercio del IV milenio, Troya I se situaría a mediados del III milenio, y en ningún modo paralela a Gumeltnisa/Vinça-Ploçnic.
  • Existe un bagaje tecnológico suficiente en Vinça-Ploçnic y culturas sincrónicas vecinas como para posibilitar su actividad tecnológica: cerámicas hechas con un sistema de cocción en horno oxidante entre 1.000 y 1105º C., perfecta para la fundición del cobre, así como un sistema de acrisolado de mineral del cual no existen precedentes en Próximo Oriente.
  • El factor cronológico: comprobado por C.14, las dataciones efectuadas en Karanovo V y VI, así como en Gumeltsina y las pocas de Vinça-Ploçnic, se sitúan en la primera mitad del IV milenio, mientras las de Troya I se sitúa en el año 3000. Todo esto parece confirmar que la Edad de Cobre balcánica fue contemporánea del Neolítico Tardío del Egeo, y que precedió en al menos un milenio a la aparición de los primeros metales en el Egeo.

Después de todos estos argumentos parece claro que existió un foco metalúrgico precoz en los Balcanes. Pero el problema debatido es mayor, ya que lo que se discute, en opinión de Refrew, es si los Balcanes constituyen un centro productor de metal autónomo e independiente, lo que significaría una confirmación de la tesis poligenista: la metalurgia habría sido inventada varias veces en distintos hogares culturales, en vez de haberse descubierto sólo en uno de ellos y difundirse desde el mismo.

Las primeras culturas metalúrgicas balcánicas

Origen
Hacia el 4000 o poco después, existió un centro metalúrgico precoz en los Balcanes, independiente o no. Sus orígenes podrían remontarse por encima de Gumeltsina o Vinça-Ploçnic, pero aún no son piezas propiamente fundidas, sino martilladas en frío sobre cobre nativo (Brazaletes de Tisza-Hungría, adornos metálicos pre-cucuteni en Rumania).

Grupo de Gumelnitsa-Salcutsa (Bulgaria)
En esta segunda fase se alcanza la auténtica fundición de metales en molde. Sus poblados, al igual que en Karanovo, son viviendas cuadrangulares de adobe y tapial, ocupadas por agricultores y ganaderos. La metalurgia aparece consolidada: hachas de escoplo planas, alfileres con cabeza de doble espiral, hachas de tipo Vidra, que son hachas pico con perforación transversal para el enmangue. Hace su aparición la orfebrería. El mineral del cobre no es importado, sino que se extrae de las minas de la región.

Grupo de Vinça-Ploçnic o Vinça avanzado (Servia)
Representa el mismo papel que Gumelsitna, de gran prosperidad: alto número de figuritas y objetos de adorno constatados en sus ajuares domésticos y funerarios, incluso se encontraban en algunas minas como la de Rudna Glava, con varios pozos verticales, en los cuales, aparte de las figurillas femeninas, se encontraban diversas herramientas de asta y más de un centenar de martillos sobre guijarros, dotados de un estrangulamiento central para el enmangue.
Los poblados continúan la tradición de Starcevo, agrupan varias casas de barro y madera rectangulares, con varias piezas, una de ellas, la central, suele contar con horno para cocer pan.

Grupo de Cucuteni-Nipolje. Al Norte de Gumelsitna. Moldavia y occidente de Ucrania
(Cucuteni A- Tripolje B). Hacia el 3500 se atestigua la metalurgia.

Zona de Austria, Bohemia, Moravia y Sur de Polonia
Al término de la civilización de Tisza se inicia la cultura de Lengyel, donde aparecen los primeros objetos de cobre, representados en las tumbas del cementerio de Jordanow, en Silesia, con adornos espiraliformes y brazaletes, los cuales aparecen en el grupo de Tiszapolgar(Hungría).
El gran apogeo de la metalurgia del cobre en esta zona será a finales de IV milenio con las culturas de Bodrogkeresztur (Hungría), sustituyendo a la Lengyel.

Las culturas sincrónicas de Troya


Según Refrew, los auténticos paralelos a Troya I en Europa están en la cultura de Cernavoda, heredera de Gumelnitsa, en los Balcanes orientales, en el Heládico Temprano en territorio helénico continental, e incluso en las primeras civilizaciones metalúrgicas insulares del Egeo (Cícladas y Creta), todas ellas fechadas avanzado el III milenio. Troya, por fin, aparece proyectada en Europa, como anhelaba Childe, a no ser que, como llegó a sugerir Mellaart, el sentido de la influencia hubiera sido inverso, de los Balcanes a la orilla del Helesponto.

Los Balcanes y el Danubio Medio
El período de Gumelsitna y Vinça-Ploçnic parece que termina abruptamente, ya que los objetos de metal resultan más escasos en las nuevas culturas que en las anteriores.

Cultura de Cernavoda
En Bulgaria y Rumania, sigue al grupo de Gumelnitsa, poblado de Ezero y Ezerevo. Su característica principal son las cerámicas lisas. En ella se simultanean algunos rasgos indígenas con mayoría de elementos nuevos, troyanos (copas “a depas” y las “anclas de arcilla”), y de ascendencia kurgana (enterramientos de ocre de Baia Hamangia).

Civilización de Baden
Se da más al norte, paralela a Cernavoda. Situada entre Austria, el sur de Hungría y el noroeste de Yogoslavia, aunque su difusión total es mayor, dando lugar a que se la conozca con diferentes nombres. Hay un pleno dominio de las artes metalúrgicas, aunque no cabe hablar de un progreso nítido en dicho campo con respecto a Bodrogkeresztur. Aunque eran fundidores, estas gentes se dice que fueron pastores de oveja, cerdo y en menor grado, de buey y caballo, simultaneando con la agricultura. Usaban el carro, que era un tipo de vagón con dos ejes de ruedas macizas, suponiéndose que el animal que tiraba de él era un buey. Se ve la influencia de los Kurganes de las estepas, la cual también se comprueba en el grupo cordado de Zlota en el alto Vístula, de vasijas con un tipo de asa prototípica del Baden tardío. También se puede establecer un paralelo con el grupo meridional de Cernavoda a través de la cerámica (de aspecto metálico y con decoración acanalada o nervios en relieve), donde las mismas jarras, con asa acintada vertical que sobresale por encima del borde, se sitúan hacia mediados del III milenio.
En el aspecto funerario hay una falta de uniformidad ritual, tanto con inhumaciones individuales como incineraciones. Dicha costumbre se mantuvo al término de Baden también con el grupo de Vucedo en Hungría, ya imbricado con la civilización del campaniforme de Budapest.

Compartir