PERSPECTIVAS Y CONCEPTOS EN EL ESTUDIO DE LA ESTRATIFICACIÓN SOCIAL

El sistema de estratificación social determina la vida de las personas, sus oportunidades para mejorar, su salud mental, su esperanza de vida y muchas otras cosas. La gente en general es poco consciente de las fuerzas sociales sistemáticas que estructuran y dividen la sociedad en función de la riqueza.

El objeto de estudio de la sociología, y por tanto de la estratificación social, tiene que ver con las propiedades de grupos, las estructuras sociales y las fuerzas sociales.

En todas las sociedades conocidas se presentan diferencias más o menos acusadas de riqueza material, poder y prestigio entre sus miembros. La desigualdad social es un fenómeno universal propio de todas las sociedades humanas; a la vez la defensa de la igualdad es uno de los más poderosos fundamentos normativos de las sociedades modernas.

En cualquier estudio sobre la estratificación social hay que plantearse diversas cuestiones:
  1. ¿Por qué existen ricos y pobres? En EEUU suele considerarse que la riqueza viene debido a los talentos superiores y a la motivación. El pobre no tiene ni talento ni motivación. La pregunta clave es cómo se desarrolla el talento o cuál es su procedencia.
  2. ¿Cómo influyen los antecedentes de clase en lo que las personas llegan a ser o en el lugar que llegan a ocupar en el sistema social? ¿Influyen en las oportunidades de trabajo y mejor educación o además en la inteligencia y la autoestima? Los antecedentes familiares de clase se usan para explicar las condiciones sociales de la delincuencia y la pobreza, así como algunos llegan a situarse en una posición acomodada. Es una explicación parcial.
  3. ¿Cuáles son las fuerzas políticas, económicas y sociales que permiten la desigualdad? ¿Es beneficiosa para el conjunto de la sociedad? ¿Beneficia en exceso a los más adinerados?
  4. ¿Por qué muchos pobres aceptan o toleran su posición? ¿Por qué se rebelan en raras ocasiones? (Los Ángeles, 1992)
  5. La desigualdad, ¿es similar en todos los países? ¿Tiende a aumentarse o a reducirse?
El estudio de la estratificación social debe responder a la pregunta de “¿quién consigue qué y por qué?”.

Definiciones y conceptos

Estratificación social y desigualdad

La diferenciación social se da cuando encontramos individuos con distintas cualidades individuales (sexo, fuerza, estatura) y con diferentes papeles sociales (tareas u ocupaciones). La división del trabajo producida por las sociedades tecnológicamente complejas aumenta la diferenciación social. Ésta no supone una ordenación jerárquica de roles o cualidades personales. La diferenciación social establece el escenario para la desigualdad y la estratificación social.

La desigualdad social es la condición por la cual las personas tienen un acceso desigual a los recursos, servicios y posiciones que la sociedad valora. La desigualdad se relaciona con las diferentes posiciones de la estructura social. La desigualdad existe en el acceso a posiciones diferentes en la sociedad, aunque la evaluación social o el prestigio aparecerán como una consecuencia, ya que las personas con posiciones preferentes en la sociedad son sumamente valoradas.

La estratificación social significa que la desigualdad se ha institucionalizado (sistema jerárquico en capas) y que existe un sistema de relaciones sociales que determina quién recibe qué y por qué. Otros sociólogos añaden la condición de desigualdades hereditarias.

Cuando la ubicación en una clase o estrato es hereditaria se denomina adscripción (las personas no controlan las cualidades que le llevan a una posición social). Cuando la ubicación se debe a cualidades que los individuos pueden controlar, se denomina logro. En la sociedad el lugar en los estratos se basa en una mezcla de adscripción y logro.

Divisiones de clase y movilidad social

La clase es un agrupamiento de individuos con posiciones similares y con semejantes intereses políticos y económicos dentro del sistema de estratificación. La polémica sobre el concepto de clase implica cuestiones como: 1) los criterios más importantes para distinguir clases; 2) el número de divisiones de clase que existen; 3) hasta qué punto los individuos han de reconocer estas divisiones para que sean significativas; y 4) si las divisiones de clase existen todavía en EEUU y otras sociedades industriales.

Las divisiones de clase se basan en tres criterios principales: la posición de la persona en la estructura ocupacional, la posición en las estructuras de autoridad (de cuántas personas recibe órdenes y a cuántas les da) y la posesión de propiedades que den beneficios (la estructura de la propiedad). Estos tres criterios tienden a entrelazarse produciendo divisiones de clase más o menos diferenciadas:
  • Clase alta = familias que poseen grandes propiedades y autoridad derivada de sus propiedades.
  • Clase corporativa = personas con una gran autoridad y poder en las grandes corporaciones o en el Estado, aunque no sean propietarios de estas corporaciones (altos ejecutivos). Los últimos indicios señalan que esta clase está aumentando mientras la alta se reduce.
  • Clase media = aquellos con pocas propiedades, pero posiciones medias y altas en lo que se refiere a ocupación. Se subdivide en clase media alta (médicos, abogados, directivos de empresas menores) y clase media baja (oficinistas, dependientes).
  • Clase trabajadora = personas con poca o ninguna propiedad, con posiciones medias o bajas en la ocupación y poca o ninguna autoridad.
  • Clase baja = individuos sin propiedad, a menudo en paro y sin autoridad (los pobres).
El término status debe analizarse en conjunción con el concepto de clase. Es una categoría basada en el prestigio y en el logro ocupacional.

Un sistema de clases se distingue de otros sistemas de estratificación debido a la mayor posibilidad de logro o de cambios en la ubicación de clase. Lo que existe en realidad es una mezcla de adscripción y logro. La movilidad social es el movimiento individual o de grupo en el sistema de clases. Este movimiento puede ser ascendente o descendente.

Muchos análisis tratan de medir la mezcla exacta de logro frente a los factores adscriptivos que determinan dónde acaban las personas en el sistema de clases. Este tipo de estudio se llama investigación sobre el logro de status. Las investigaciones sobre movilidad social indican que en EEUU ha habido una amplia movilidad, aunque la mayor parte de corto alcance. Además, desde los años 80 la movilidad social se ha reducido y los factores adscriptivos desempeñan un papel aún muy importante.

Estratificación social en el moderno sistema mundial

El cambio económico se relaciona con la relativa decadencia económica de EEUU en lo que se conoce como moderno sistema mundial. A partir de los años 70 y 80 la clase corporativa se implicó más en política intentando dar marcha a tras a la decadencia de los beneficios y mercados de EEUU en el mundo. La economía de Reagan contribuyó a la desigualdad de la renta y la riqueza que ya había comenzado debido a los cambios de la economía mundial.

Desde principios de los 80 Estados Unidos tenía ya el nivel de desigualdad de renta más alto entre los países industrializados, esta desigualdad no ha hecho más que crecer en los 80 y principios de los 90. Se han creado muchos empleos temporales, de media jornada y bajos salarios. La tasa de pobreza ha crecido significativamente. Al mismo tiempo también han crecido los empleos en los sectores técnicos, profesionales y directivos.

Ya no se trata simplemente de capitalismo contra comunismo, sino de la competencia entre diversas formas de organizaciones capitalistas en el mundo. Estas diferencias entre países capitalistas implican también distinciones en sus sistemas de estratificación social.

La desigualdad creada por el recorte de empleos y el aumento de trabajos temporales y de bajos salarios ha hecho a las empresas estadounidenses más competitivas frente a los salarios y educación más elevados en Alemania y Japón.

DIMENSIONES DE LA DESIGUALDAD

En EEUU encontramos con más frecuencia que en otras naciones industriales una mezcla de características del tercer mundo y el primer mundo. Los Estados Unidos están en un proceso de cambio, la pobreza y la desigualdad han vuelto a aumentar.

DESIGUALDAD DE LA RENTA Y LA RIQUEZA


Dos de los tipos más importantes de desigualdad son las desigualdades de la renta y la riqueza. Su importancia se debe a que son las que proporcionan otros bienes y servicios valorados aparte de los artículos que satisfacen las necesidades básicas. En EE.UU. la distribución de la renta es desigual, pero la de la riqueza es todavía más desigual.

Renta = dinero, salarios y pagos que se reciben periódicamente a cambio de una ocupación, o como rendimiento de una inversión.

Riqueza = propiedades, acciones, bonos o reservas. Es todo aquello que tiene valor económico y es susceptible de comprarse, almacenarse y venderse para obtener rendimientos económicos.

Desigualdad de la renta

Un aspecto importante del estudio de la estratificación social y la desigualdad, sobre todo en EEUU, es la desigualdad por raza y origen étnico.

La gran mayoría de la gente tiene que depender de algún tipo de trabajo para ganarse su renta, siendo la estructura ocupacional un factor de primordial importancia en la creación de una distribución desigual de la renta. Parte de la desigualdad de renta entre hombres y mujeres se debe a la discriminación por sexo, pero este tipo de discriminación funciona en la estructura ocupacional de varias maneras diferentes.

El grado real de desigualdad de la renta por ocupación está gravemente infraestimado ya que dentro de cada categoría ocupacional, mucha gente gana mucho más y mucho menos de lo que indica la mediana.

Tendencias de la desigualdad de la renta en los EEUU

La desigualdad de la renta ha aumentado de forma rápida y significativa entre 1980 y 1992 porque los más ricos se han hecho aún más ricos y los más pobres aún más pobres. La renta real de la mayoría de los estadounidenses ha venido disminuyendo desde los años 70, lo que significa una reducción de la clase media en EEUU aumentando el número de ricos y de pobres. El panorama para las minorías es aún más grave, los pobres tanto negros como hispanos se han empobrecido mucho más que los blancos pobres.

Las razones del aumento de esta desigualdad en los años 80 pueden dividirse en dos grandes categorías:
  • Medidas políticas: políticas tributarias (bajada de impuestos para los ricos y subida para los pobres) y recortes de transferencias (programas asistenciales para los pobres).
  • Cambios económicos: disminución de los empleos de remuneración media y aumento de empleos de alta y baja remuneración.
Desigualdad de la renta comparada

Durante los años 60 EEUU se situaba en una situación intermedia en lo que se refiere a desigualdad de la renta cuando se comparaba con otras naciones industriales. Los datos más recientes indican que se han producido importantes cambios, el aumento de la desigualdad de la renta en Estados Unidos le ha llevado a liderar ese índice entre los países industrializados. Por el contrario, Japón tiene el índice más bajo de desigualdad mientras España se sitúa en una zona intermedia.

El sueldo medio de los trabajadores estadounidenses sólo supera al de los británicos mientras que los altos directivos norteamericanos tienen salarios muy superiores a sus colegas del resto de naciones industriales. Japón y Alemania muestran la tendencia contraria: sus trabajadores son de los mejor pagados del mundo, mientras que sus directivos son los peor pagados. Así, la fractura entre rentas es menor en Japón y Alemania, pero mucho mayor en EEUU.

Desigualdad de la riqueza

Si la desigualdad de la renta en Estados Unidos es importante, la desigualdad de la riqueza lo es más aún. La mayoría de la gente usa sus ingresos para satisfacer las necesidades cotidianas; sin embargo, una riqueza abundante suele proporcionar renta, poder e independencia. Se puede transferir de generación en generación con mayor facilidad que la renta, hecho que produce una mayor herencia de posición y de oportunidades en el sistema de estratificación. Además, en 1982 Reagan aprobó una ley tributaria que desgravaba considerablemente la herencia.

En 1983, el 20% más rico de la población tenía el 43% de la renta y el 79% de la riqueza familiar. En otro estudio de 1989 se señaló que el 10% más rico poseía el 41% del dinero en cuentas corrientes, el 72% de las acciones de grandes empresas, el 50% de las propiedades físicas y el 78% de las empresas. El número de multimillonarios se duplicó entre 1986 y 1988. Según Fortune, en 1993 de las 101 personas más ricas del mundo, 26 eran estadounidenses.

Riqueza media neta (1991)
  • Familia blanca 44.408 $
  • Familia hispana 5.345 $
  • Familia negra 4.604 $
En los últimos años se ha experimentado una tendencia ascendente de la desigualdad de la riqueza, especialmente desde 1983. La propiedad de las acciones de las grandes empresas es muy importante porque puede proporcionar gran poder económico, incluso más que la propiedad inmobiliaria.

Tendencias históricas de la desigualdad de la riqueza

Como en el caso de la desigualdad de la renta, las tendencias históricas de la desigualdad de la riqueza en los Estados Unidos son importantes. La proporción de riqueza del 1% más rico de población disminuyó lentamente entre 1945 y 1972 para aumentar rápidamente en los años 80.
Año Porcentaje de riqueza del 1% más rico
1929 36,3
1939 30,6
1945 23,3
1958 23,8
1972 20,7
1989 38,3

DESIGUALDAD EN LOS ARTÍCULOS DE PRIMERA NECESIDAD

Dado el grado de desigualdad de la renta y la riqueza, parece obvio que debe haber otros bienes materiales desigualmente distribuidos. Una desigualdad de la renta no siempre es un indicador preciso del modo en que se distribuyen los productos básicos (comida, vivienda, salud) porque pueden existir subsidios estatales para satisfacer las necesidades básicas y deben tenerse en cuenta el coste relativo de los artículos de primera necesidad.

EEUU es la única nación industrializada que carece de un programa para garantizar ingresos básicos para las familias pobres y de una seguridad social global a escala nacional que satisfaga las necesidades médicas de todas las familias. Cuando las familias reciben ayuda pública para cubrir sus necesidades básicas, la cantidad de dinero que reciben es muy insuficiente. Además, esa cantidad de ayuda pública a los individuos disminuyó más del 40% entre 1970 y 1992.

Aunque la distribución de la renta sea muy desigual, la cobertura de las necesidades primarias podría ser menos desigual si el coste de estos productos básicos es relativamente bajo. En ese caso, la desigualdad afectaría a los lujos y los ahorros. Aunque eso era lo que tradicionalmente ocurría, las cosas están cambiando. Entre 1970 y 1976 el coste de los productos básicos aumentó un 44% más deprisa que el coste de los productos no básicos. Lo que significa que el coste de los productos básicos seguía fuera del alcance de los pobres y las clases bajas de esta sociedad reduciendo aún más su nivel de vida.

DESIGUALDADES DE SALUD

La asistencia médica y las condiciones que promueven la mejora de la salud también están desigualmente repartidas. La asistencia médica es escasa y se puede distribuir por medio de precios: los que pueden pagarla la obtienen, y los que no pasan sin ella. También puede basarse en algún principio de necesidad: los que más la necesitan son los primeros que la obtienen. En EEUU la distribución de la asistencia médica se basa más en la capacidad económica que en la necesidad.

Pese a diversos intentos de legislar para establecer un sistema sanitario que distribuya la asistencia sobre la necesidad, los resultados han sido más que discretos. El 20% de los estadounidenses carecen de cobertura sanitaria, ni pertenecen a una sociedad médica privada ni están acogidos al Medicare para los ancianos o al Medicaid para los muy pobres. Las sociedades médicas privadas son cada vez más caras y los empleos con sueldos más bajos. A la vez, muchas personas no son lo suficientemente pobres para acogerse al Medicaid, programa recortado por la Administración Reagan y que afectó sobremanera a las familias pobres con trabajo.

Existen enormes diferencias en las tasas de mortalidad de la gente que admitían los diferentes hospitales (públicos o privados) para las mismas enfermedades o lesiones. EEUU sigue siendo la única nación industrial importante sin un sistema sanitario global público.

Una segunda razón de la distribución desigual de la salud reside en que los ingresos bajos equivalen normalmente a una nutrición inadecuada, unas condiciones de vida menos saludables, un entorno laboral insano y un menor conocimiento de cómo mantener la buena salud.

A pesar de tener los mejores profesionales y la tecnología médica más avanzada del mundo, EEUU tiene una tasa de mortalidad infantil relativamente alta en comparación con las naciones industrializadas, tasa que se agrava cuanto más bajos son los ingresos. La principal razón de la mala posición puede ser que la distribución de su asistencia médica se basa más en la capacidad económica que en la necesidad.

Existe además una relación muy estrecha entre las tasas de mortalidad y la clase y la renta. También la mortalidad de los diferentes grupos étnicos, a iguales ingresos, es superior.

RESULTADOS POLÍTICOS DESIGUALES

Son los resultados de procesos políticos que favorecen a unos intereses de clase antes que a otros. En el análisis de las desigualdades políticas descubrimos que los que están en la parte alta del sistema de estratificación reciben más servicios o productos generales de las agencias públicas. A pesar del erróneo concepto que se tiene del estado del bienestar, los pobres no son los que reciben la mayor parte de las ayudas públicas; además, las ayudas que reciben los pobres son las primeras que tienden a recortarse en períodos de austeridad.

A efectos de la desigualdad, el Estado puede convertirse en una institución redistributiva: recaudar de unos y redistribuir a otros. Todas las clases intentan recibir más de lo que dan.

Impuestos

Uno de los tipos más importantes de desigualdad política atañe a las políticas tributarias. La democracia e igualdad de oportunidades en el Estado del bienestar suele implicar que los que tienen más pagarán más impuestos (impuestos progresivos). En realidad esta filosofía suele invertirse.

En Estados Unidos, la recaudación sobre el impuesto sobre la renta y las cotizaciones sociales han estado aumentando desde la década de los 60 a la vez que se reducía el impuesto de sociedades. Otra forma de tributación son los impuestos sobre las ventas, que son regresivos porque los menos ricos pagan un porcentaje más alto de sus ingresos que los más acomodados. Un estudio de los efectos de los impuestos sobre la distribución de la renta reveló que la totalidad de los impuestos aumentaba el nivel de desigualdad impositiva.

La Administración Reagan redujo los tipos impositivos a los más acaudalados pero aumentaron las cotizaciones a la Seguridad Social. Se dijo que el cambio de legislación beneficiaría a los pobres, porque los beneficios de los ricos «repercutirían gota a gota» en la creación de empleos: el resultado ha sido que la desigualdad de la renta aumentó y bajaron los salarios reales durante los 80.

La reforma de Reagan comportó una bajada del tipo impositivo «posible» para ingresos superiores del 60% al 50%; tipo «posible» porque los ricos raramente pagan esa cantidad debido a la evasión de impuestos, y el tipo impositivo real suele ser del 30%. El efecto real se ha notado en el aumento de dinero ahorrado por los más ricos (si Reagan no hubiera cambiado las leyes tributarias, el 1% más rico hubiera pagado 70.000 millones de dólares más en impuestos en 1993, dinero más que suficiente para financiar los programas para los más pobres, vales de comida, ayudas para alojamiento, etc. y hubiera sobrado dinero).

Servicios públicos

Cuando se habla de servicios públicos viene a la mente la asistencia a los más pobres. Esta imagen es engañosa. El gobierno federal destina subvenciones a muchos sectores económicos, como la agricultura y la I+D, que benefician directamente a las corporaciones, ofrece protección arancelaria a numerosas industrias, realiza servicios directos que podrían realizar las industrias, etc.

En 1994, la Seguridad Social tuvo un presupuesto de 320.000 millones de dólares, de los cuales 55.000 fueron transferencias en metálico a pobres, discapacitados o ancianos necesitados de asistencia. Por otro lado, el ejército tuvo 279.000 millones, los programas de transporte 37.500, la I+D 17.200, etc. Existe una ingente cantidad de programas y servicios que se destinan a los no pobres.

Se afirma que estos servicios públicos ayudan también a la clase trabajadora y a los pobres con la creación de empleos. ¿A quiénes ayuda más? Si los ricos y las clases corporativas tienen más recursos para influir en las políticas del gobierno, será que con toda probabilidad beneficia más a sus propios intereses.

DIMENSIONES DE LA DESIGUALDAD: CONCLUSIÓN

Hay más desigualdades: el logro educativo está relacionado con las divisiones del sistema de estratificación, pues es un resultado de ese sistema y un medio para mantenerlo. También existen diferencias sobre las desigualdades de poder y autoridad.

Cualquier bien material, condición o servicio que la gente tienda a valorar, puede estar desigualmente distribuido mediante un sistema de estratificación (la vida misma; los que se sitúan en la parte baja del sistema tienden a padecer en mayor medida delitos violentos).

El sistema de estratificación también distribuye desigualmente el status, la autoestima y la deferencia social. El poder y la riqueza material suelen proporcionar status o prestigio, pero no al contrario.

Las divisiones de status son muy importantes para comprender cómo se mantiene la estratificación social, los individuos de una clase determinada suelen establecer fronteras de status (basadas en los estilos de vida) que excluyen a las clases inferiores para proteger sus privilegios. Estas divisiones de status pueden generar diferentes grados de autoestima y la legitimidad del sistema.

Compartir