El Concepto de Educación

EL HOMBRE Y LA EDUCACIÓN

El hombre nace biológicamente indeterminado, lo que le lleva a que a lo largo de su vida deba desarrollarse y resolverse a sí mismo. Pero el hombre no solo se atiene a la satisfacción de unas necesidades primarias, sino que paulatinamente es llamado a la resolución creativa de necesidades superiores específicas únicamente de su especie. El hombre es el único animal capaz de trascenderse.

La educación es algo específico y exclusivo de la naturaleza humana, y absolutamente necesaria. Desde que el ser humano existe, ha necesitado de la educación. Se ha exigido por su propia naturaleza un proceso de optimización, de humanización. Ha necesitado recibir la influencia de otros para pasar del estado natural de hominización al de humanización, con el fin de responder realmente a su naturaleza inacabada.

Por ello, antes de pretender explicar y definir qué es educación, tenemos que intentar precisar y comprender al hombre, protagonista y sujeto de la educación. Nadie pone en duda que el hombre es un ser sumamente complejo, a la vez que un ser unitario. En la base de todo modelo educativo subyace un modelo antropológico, ya que carecería de sentido pretender, como objeto de la pedagogía, educar al hombre sin tener conocimiento de sus rasgos específicos y de su sentido. Se pueden subrayar una serie de notas características del ser humano, que posibilitan y reclaman la educación:

  • Está dotado de un “yo”, es decir que tiene una identidad específica, diferente a la de los demás seres humanos, que debe desarrollar y consolidar.
  • Tiene una dimensión social, pues la realización plena de todo ser humano estriba en el descubrimiento del otro y en la interacción constante con otros individuos.
  • Está dotado de reflexión y volición. La inteligencia y la voluntad serán las dos facultades humanas que posibiliten el conocimiento causal (por qué, para qué....), la comunicación a partir de sistemas simbólicos complejos, la capacidad de cooperación, etc.
  • Está dotado de libertad, ya que no está determinado por ninguna conducta preestablecida. Es capaz de elegir sus propias determinaciones, por lo que se hace responsable de sus decisiones y del modo en como se relaciona con los demás, de lo que hace y deja de hacer.
  • Requiere un sentido, ya que cualquier acción del hombre surge a partir de un por qué y para qué, necesita entender y valorar las cosas para emprender cualquier actuación y dar significado a lo que le rodea.
  • Vive en un cuerpo. Lo físico y lo psíquico se hallan en el ser humano perfectamente entrelazados. El hombre vive en un cuerpo y desde él vive su vida, capta y se relaciona con el mundo exterior.
  • Es un ser trascendente, en el sentido que es capaz de salir de sí mismo, de preocuparse en realizar su existencia y buscar el sentido de la misma.
  • Necesita ayuda para extraer todas sus posibilidades, ya que el hombre por si mismo es incapaz de desarrollar todas sus capacidades, a la vez que necesita de esa ayuda para interpretar el mundo que le rodea y su cultura.

De todo lo expuesto hasta el momento, se concluye que el hombre es un ser inacabado y que a este rasgo debe su plasticidad e inmadurez. Esta concepción del hombre implica que:

  • Tiene su vida por resolver.
  • Depende de los demás para salir adelante y para configurar su personalidad.
  • Sus decisiones y sus acciones no son indiferentes, repercuten tanto en sí mismo como en los demás, no existen acciones neutrales.
  • Depende de la idea que posea de sí mismo (autoconcepto, confianza....).
  • No está determinado a nada ni por nada, aunque sí son importantes y decisivos los condicionantes que tenga.
  • El hombre siempre puede cambiar, evolucionar, independientemente del estadio evolutivo, de sus aprendizajes anteriores, de sus experiencias..., nunca será un ser definitivo.

Todos estos aspectos son los que, en definitiva, fundamentan la posibilidad y la necesidad de la educación:

Posibilidad de la educación Necesidad de la educación
· ser inacabado

· la propia estructura física y psíquica

· el lento proceso de maduración

· la inteligencia y la voluntad

· la precariedad física y psíquica

· la complejidad de la vida social

· el lento proceso de maduración

· la satisfacción de las necesidades humanas

· el logro del fin en cada ser humano


La educación también es posible dada la educabilidad y educatividad de todo ser humano, conceptos esenciales de toda fundamentación educativa:

  • Educabilidad entendida como la capacidad de todo individuo de recibir influencias y reaccionar ante ellas, construyendo a partir de éstas su propio bagaje cultural, su propio comportamiento y su identidad.
  • Educatividad entendida como capacidad que posee todo individuo de influir en otros, pudiéndoles enseñar diferentes destrezas, conocimientos, etc.
  • Lógicamente la educabilidad será lo que caracterice al educando, y la educatividad lo que posibilita la figura del educador.

EL CONCEPTO DE EDUCACION

No resulta sencillo analizar el concepto de educación, básicamente porque al acercarnos a este vocablo nos encontramos con que se le atribuyen diversos significados, por lo que es mejor recurrir a las tres vías clásicas para analizar y sistematizar conceptos, que se centran en el estudio de:

a) El estudio etimológico del vocablo ”educación” revela que proviene de dos términos latinos:

  • “Educare”, que significa alimentar, criar, guiar...
  • “Educere”, que significa extraer, sacar fuera...

El sentido de “educare”, se está realizando una actuación externa al sujeto que se educa, se le está proporcionando lo necesario para salir adelante en su proceso de constituirse como hombre. En este sentido la educación se centra en la transmisión, por parte del educador, de la información necesaria para integrar al educando en un contexto concreto.

Educere” también precisa de una actuación del educador que debe guiar este proceso, pero exige necesariamente la participación del propio sujeto sobre el que se ejerce esa actuación. Se trata de encauzar las potencialidades ya existentes en el propio sujeto.

Aunque ambas acepciones puedan parecer a primera vista contrapuestas, no lo son, sino que se presentan como actividades complementarias de toda acción educativa.

b) El análisis de un conjunto de definiciones sobre educación nos acerca un poco más a la significación de este término, ya que la frecuencia de los rasgos definitorios de este concepto proporcionan datos muy interesantes. En el ejemplo se han analizado 52 definiciones de los autores mas significativos en la historia de la educación (García Aretio 1989):

  • Perfeccionamiento, 33 recurrencias
  • Socialización, 17 recurrencias
  • Influencia, 15 recurrencias
  • Autorrealización, 15 recurrencias
  • Intencionalidad, 14 recurrencias
  • Fin, 12 recurrencias
  • Referencia a facultades humanas, 11 recurrencias
  • Comunicación, 8 recurrencias

La idea esencial que predomina es la de perfeccionamiento del individuo, el paso de un estado a otro mejor, dentro de su grupo o sociedad, moldeándose por la influencia de los otros y su propia realización. Este proceso no es causa del azar sino intencionado y tiene un fin concreto, el desarrollo de las facultades humanas, y un medio, lacomunicación, la relación entre personas.

c) El estudio nemológico trata de descubrir los criterios básicos del concepto, en este caso “educación”, contrastándolo y distinguiéndolo de los conceptos afines y próximos al mismo: formación, enseñanza, aprendizaje, instrucción, adiestramiento... con la intención de formar una auténtica red en la que cada término no se considera aisladamente, sino en su relación con los demás vocablos.

Todos los términos anteriores intervienen, de una manera u otra, en el proceso educativo, por lo que se hace necesario distinguirlos. Un primer acercamiento podría partir entre la diferenciación de los términos que son propios de la actividad del educador y los que son específicos del educando. Los que se concretan más por ser llevados a cabo desde el exterior a partir de un proceso de intervención, y los que implican ya un cambio interno del sujeto. La siguiente tarea sería enlazar los vocablos asociados por su orden de intervención en el proceso, por el lugar que ocupan en la cadena acción-reacción entre el educador y el educando:

PROPUESTA DE UNA DEFINICION DE EDUCACION

Tras el análisis en torno al concepto de educación efectuado en el punto anterior, se propone aportar una definición de “educación”, que deberá atender a las notas básicas que ya se han expuesto:

  • La educación siempre se refiere al hombre, es un proceso humano.
  • Encierra necesariamente la orientación a un fin, sin el cual no se comprende.
  • Ese fin debe implicar siempre una mejora, un perfeccionamiento.
  • Depende del sentido y valor que se dé al hombre, su mundo, la sociedad...
  • Deberá respetar las exigencias que se desprenden de la dignidad.
  • Entiende a la persona como un todo, una unidad psicofísica indivisible.

En consecuencia se entiende como educación «todo proceso permanente dirigido a la optimización de la persona en el ser, el conocer, el hacer y el convivir». En esta definición entendemos que están implícitos los siguientes rasgos:

  • Proceso, al tratarse tanto de una operación en el tiempo, como una propuesta y desarrollo de una secuencia de acciones, tanto del propio individuo como externas.
  • Permanente, ya que la educación como algo específico del ser humano deberá llevarse a cabo a lo largo de toda la vida.
  • De optimización, ya que todo hombre está llamado a desarrollar plenamente sus capacidades, a lograr la madurez en cada una de sus etapas vitales. Esta mejora implica intencionalidad en La consecución del fin, y nunca es fruto del azar.
  • Aprender a ser, ya que la educación deberá contribuir al desarrollo integral de cada persona, al fomento de su responsabilidad, a formar un pensamiento crítico y autónomo, de tal forma que sea capaz de afrontar su propio proyecto vital.
  • Conocer compaginando una cultura general suficientemente amplia, resultado para una educación permanente, con la capacidad de aprender a aprender.
  • Aprender a hacer, aprender competencias específicas para atender el trabajo, la capacidad de iniciativa, trabajar en equipo, la ayudar a los demás, el cuidado del entorno....
  • A convivir, aprender a vivir juntos conociendo mejor a los demás, crear un espíritu nuevo que impulse la realización de proyectos comunes y buscar soluciones inteligentes en los conflictos.

Compartir