La Educación en la Sociedad del Conocimiento

Al plantear el sentido y la función de la educación, de inmediato se proponen tres respuestas obvias, íntimamente interrelacionadas:

  • ayudar a cada ser humano a desarrollar todas y cada una de sus capacidades;
  • integrarle de forma activa y crítica en la sociedad en la que vive;
  • prepararle para acometer de forma plena su futuro.

En el presente capítulo se abordará la tercera repuesta. Se hace imprescindible el análisis de la sociedad del conocimiento teniendo en cuenta las innovaciones que actualmente se están introduciendo en la esfera de la las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Neira dice que estamos comprometidos en un cambio para el que no existen modelo, por lo que todos somos aprendices. Por ello, la educación debe saber adelantarse y formar a cada individuo de acuerdo a las destrezas, actitudes, contenidos... necesarios para responder a este reto, preparándolo así para afrontar nuestro futuro.

EVOLUCION DE LA SOCIEDAD

A lo largo de su existencia, el hombre siempre se ha organizado en grupos, en comunidades. Pero esta propuesta de grupo siempre ha estado determinada por el entorno donde vive. En primer lugar fue la propia naturaleza, hasta que el hombre aprendió a dominarla. En segundo lugar el proceso de industrialización que aportó un nuevo orden a la propia organización social. Y en tercer lugar, las nuevas tecnologías introdujeron un nuevo cambio en toda relación humana, trastocando todo el orden social hasta el momento vigente.

Para explicar esta evolución, resulta clarificadora la propuesta de Echeverría (1999), que recoge una idea en la que presenta la evolución de la sociedad como un paso gradual en tres entornos diferentes, sucesivos y, hoy en día, coetáneos. Los tres han surgido y se han consolidado sin ningún patrón preestablecido. Estos tres entornos son: natural, urbano y telemático. Cada uno de estos ámbitos acoge a los individuos de forma diferente, establece unas relaciones entre ellos, y para sí mismos, distintas. Cada uno de estos elementos configuran el medio ambiente en el que crecen y se desarrollan cada uno de los individuos.

Entorno Origen Consecuencias
Natural Agricultura , sedentarismo Consolidación de las primeras formas sociales
Urbano Creación del espacio urbano, la industrialización Producción, economía, reparto de roles...
Telemático Nuevas tecnologías de la información y la comunicación Desaparecen las coordenadas espacio y tiempo en toda relación humana.


  • El primer entorno, denominado natural, ha sido el específico del ser humano durante siglos. Este ha buscado siempre la transformación del entorno en el que vive de acuerdo a sus necesidades, a sus deseos o a sus ideales. No ha pretendido una integración en la naturaleza, respetándola como su indiscutible nicho ecológico. Hoy en día sigue siendo para muchos hombres y mujeres de nuestro planeta el único medio al que tienen acceso, y en el que viven. La naturaleza es el entorno mas primario y directo.
  • El segundo entorno, o urbano, surge cuando el hombre comienza a organizarse en pequeñas o grandes comunidades, germen de las futuras ciudades. Los trabajos se distribuyen, comienza la especialización, siendo el sistema de producción el que impera, se diversifican las formas sociales, instituyéndose, a la vez, diversas formas de poder. Sobre la base de la técnica y la industria, se responde a la satisfacción de las necesidades humanas, cubriendo no sólo las más esenciales sino creando otras muchas nuevas.
  • Ya el tercer y más reciente entorno, el telemático, plantea un cambio radical frente a los dos anteriores. Estamos ante un medio ambiente que viene configurado por las tecnologías de información y la comunicación (TIC), que rompe radicalmente las coordenadas tradicionales de espacio y tiempo, a la vez que exige unos medios y conocimientos específicos para poder acceder a este nuevo orden social, lo que conlleva marcar mayores diferencias entre unos sectores de la población y otros.

La gran novedad que aporte este entorno es la posibilidad de interactuar, de trabajar, de divertirse, de comerciar... a distancia. Ya no es necesario el contacto físico, ni la determinación de las coordenadas temporales, ya que ha generado su propio sistema de relación y medida de espacio y tiempo. Se habla de mundo como una gran aldea global, sin fronteras, pero también entraña el riesgo de la creación de una monocultura.

El primer y segundo entorno están asentados en un mundo físico, pero el tercero es representacional, su mundo es icónico y telemático. Los primeros están insertados en una nación, en un espacio determinado que les otorga, por ello mismo, una identidad precisa y localizada. El tercero no tiene localización espacial, es transnacional, en él han desaparecido todo límite geográfico, político

El gran reto de la educación estriba en enseñar a saber actuar en cada uno de estos tres entornos. No reside en anular ninguno de ellos, sino enseñar el valor de cada entorno y facilitar las herramientas y conocimientos necesarios para desenvolverse satisfactoriamente en todos ellos

Entorno Ambito Tiempo Localización Sujeto Cultura
Natural

Físico, natural, material Síncrono Nacional, extensión, circulación lenta, analógico, movilidad física, asentamiento en la tierra Presencial Diversidad, estabilidad, localidad
Urbano
Telemático Virtual, informacional, artificial Síncrono, asíncrono Transnacional, comprensión, circulación rápida, digital, fluencia electrónica, asentamiento en el aire (ondas) Representacional Homogeniza-ción, inestabilidad, globalidad

CARACTERISTICAS DE LA SOCIEDAD ACTUAL

Aunque entre unos países y otros continúan existiendo notables diferencias, ahora lo que si comprobamos es que estamos asistiendo a una homogenización cada vez mayor de las culturas, de los pueblos. Las diferencias entre éstos son cada vez menores, precisamente por la irrupción de las nuevas tecnologías que han roto todo tipo de fronteras, con todo lo que esto conlleva de positivo y de negativo. Por ello, podemos afirmar que existen una serie de características que están definiendo a escala mundial nuestra sociedad actual dentro de un claro proceso de globalización. Por ello, podemos afirmar que existen una serie de características que están definiendo a escala mundial nuestra sociedad actual dentro de un claro proceso de globalización. Estos rasgos se pueden concretar en el siguiente cuadro (Serrano, 1988; Echeverría, 1999; Tedesco, 1995; Sarramona, 2000):


Ambitos Rasgos
Estructura demográfica de la población
  • Desigualdad enorme de recursos
  • Diversidad multicultural en un mismo lugar
  • Fuertes emigraciones
  • Reducción de la natalidad
  • Predominio del asentamiento urbano
  • Mayor longevidad
  • Masificación
  • Inversión de la pirámide generacional
Político
  • Predominio del sistema democrático de gobierno
  • Potenciación de la ciudadanía
  • Transformación profunda del mapa político del mundo
  • Eliminación de fronteras (aldea global)
  • Resurgimiento de los nacionalismos
Social y cultural
  • Desarrollo de los derechos humanos
  • Surgimiento de nuevas formas de vida
  • Democratización del acceso al saber
  • El valor de la multiculturalidad y de la diversidad
  • La búsqueda de la identidad
  • Crisis de la jerarquía de los valores tradicionales
  • Reformulación de valores
  • Potenciación de la figura de la mujer
  • Mayor movilidad social, a la vez que mayor posibilidad de exclusión social
  • Consolidación de las tecnologías de la información y la comunicación
  • Explosión de la información
  • Arraigo del relativismo
  • Fuerza modeladora de los medios de comunicación social
  • Antinomia individualidad - masificación
  • Desaparición de las garantías metasociales (valores, religión, familia...)
  • Aumento de la calidad de vida
Económico
  • Fuertes cambios en el mercado laboral
  • Nueva organización del mundo del trabajo
  • Incorporación de la mujer al mundo laboral
  • Alta tasa de paro
  • Alta especialización
  • Estrecha interdependencia de la economía mundial
  • Obligatoriedad de la jubilación

Este cuadro no representa un estudio exhaustivo, sino solamente la exposición de algunos rasgos que definen esta sociedad que inicia un nuevo milenio. Resulta evidente que ninguno de estos rasgos explican ni definen por si mismos la nueva configuración social, sino que ésta se debe a la constante interdependencia de todos y cada uno de esos rasgos.

APORTACION DE TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACION Y LA COMUNICACION

La incorporación de las nuevas tecnologías en todos los órdenes de nuestra convivencia ha sido decisiva para determinar y transformar el mundo en el que vivimos. No se trata de un avance cuantitativo, sino cualitativo al modificar estilos y modos de acceder y construir el saber.

El trabajo con objetos materiales está siendo sustituido en una gran proporción con trabajos que se fundamentan en el uso de la información. En este sentido, se entiende como el capital humano se ha convertido en la principal fuente de riqueza.

«Todo aquel que no disponga de acceso a las TIC se encontrará en una situación de desventaja, pues tendrá menos oportunidades comerciales, laborales, educativas y de expresión cultural» (Foro de la sociedad de la Información, 2000). Esto ha conducido a que de forma especial se potencie en las diferentes naciones el que:

  • Se reconozca el acceso a Internet y a las redes futuras como un derecho fundamental.
  • Se garantice el derecho a recibir y emitir información libremente.
  • Se fomente la producción y difusión de contenidos diversos y de calidad.
  • Se reforme los sistemas educativos como medio esencial para el logro de una formación en contenidos telemáticos (Foro de la sociedad de la Información, 2000).

A la vez que se fomenta, continúa este Informe, un nuevo concepto de aprendizaje permanente, en el que se desarrollan:

  • Las aptitudes técnicas, que incluyen, como resulta obvio, el conocimiento de las TIC.
  • Las aptitudes humanas que desarrollan el trabajo en equipo, la creatividad, la iniciativa...
  • Las aptitudes conceptuales que les ayudan a desarrollar una visión global, interdisplinar.

LA SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO: ACLARACION CONCEPTUAL

Dentro de este tema es usual nombrar de forma indistinta las expresiones sociedad de la información - sociedad del conocimiento - sociedad del aprendizaje. Ahora bien, cada una de ellas contiene un significado diferenciado que debemos comprender, y que pasamos a definir.

  • La sociedad de la información es un sistema social, basado en el soporte de las nuevas tecnologías, que facilita el acceso a todo tipo de información, de datos, independientemente del ámbito temporal o geográfico en que estén insertos.
  • La sociedad del conocimiento, por su parte, se refiere a la capacidad de captar información y de otorgarle un significado. La información por sí misma no produce conocimiento, ahora , sin esta no lograremos el saber, por lo que la sociedad de la información se convierte en la necesaria precursora de la sociedad del conocimiento. La sociedad del conocimiento reclama la capacidad de localizar, analizar, comprender, aplicar, relacionar... los diferentes datos a los que tenemos acceso para convertirlos así en conocimiento. No es cuestión de saber más, sino de saber mejor, de dominar las estrategias y habilidades de acceso y transformación de contenidos en saber. Por ello, la educación se convierte en uno de los requisitos imprescindibles para acceder a este entorno.
  • Por último, la sociedad del aprendizaje se refiere a ese sistema donde las personas, una vez adiestradas en el uso de las nuevas tecnologías, no se limitan a recibir de forma pasiva la información, sino que aprenden los recursos necesarios para interpretarla con criterio, y a compartirla enriqueciéndola (Carrascosa, 2000). Saber y aprendizaje son inseparables, ya que lo esencial de la sociedad del conocimiento no es que se tenga acceso a una enorme y constante cantidad de información, sino que en ella siempre será necesario saber más, y esto entronca directamente son la capacidad de aprender de cada sujeto (Llano, 2000).

Hoy en día, los ciclos de renovación del conocimiento se producen en un periodo muy inferior a la vida de las personas, por lo que ya no es posible esperar a renovar los conocimientos de acuerdo a la consolidación de una nueva generación, sino que se debe facilitar esa actualización de los conocimientos en cada momento (Majó, 2000). Se impone la necesidad de una educación permanente, a lo largo de toda la vida. Las propuestas educativas tienen que saber adelantarse y proporcionar los recursos necesarios, a la vez que su objeto ya no estará dirigido a la transmisión de conocimientos, sino a la consolidación de destrezas, de habilidades... que aporten a cada persona los medios necesarios para acceder a la información que necesitan para transformarla en conocimiento.

Sociedad de la información Sociedad del conocimiento/del aprendizaje
Convergen los soportes Convergen los contenidos
La información es unívoca, unidireccional La información se reelabora, se interpreta, se comunica
Predomina el sistema Predomina el sujeto
Masiva, indiscriminada Individual, diferenciadora
Centrada en los contenidos Centrada en el proceso
democrática participativa

EL PAPEL DE LA EDUCACION EN LA SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO

INFLUENCIA DE LAS “TIC” EN LA EDUCACION

Ya hemos comentado cómo la enseñanza, tal y como está actualmente diseñada, no responde a las demandas de la nueva sociedad del conocimiento. Pero el problema no radica en los contenidos que se quieren transmitir a través de ella, sino en las destrezas, en las herramientas que es capaz de desarrollar, junto con la idea de que la educación necesariamente debe ser un proceso permanente. Todo esto nos lleva a replantear el diseño de la educación formal de acuerdo a :

  • Las finalidades que se quieren lograr.
  • Los contenidos que se deben transmitir.
  • Los métodos en los que se van a apoyar.
  • Los agentes que deben intervenir.
  • Los espacios y tiempos en los que se va a desarrollar esta actividad.

Ante esta realidad el primer cambio que exige la sociedad del conocimiento es el planteamiento de que la educación es una realidad presente en la persona a lo largo de toda la vida. No es algo que se pueda identificar como propio de una etapa vital, sino un desarrollo necesario que debe llevarse a cabo en los diferentes estadios vitales ya sea en ámbitos formales, no formales e informales.

«(...) tan importante como tener la capacidad de aprender es la actitud de desaprender, es decir, la aceptación de la caducidad de los propios conocimientos y la aceptación del cambio necesario» (Majó, 2000). Por otro lado, «la evolución de la tecnología puesta al servicio de la educación, (...), hace prever un progresivo desarrollo de la autoformación, entendida como la toma de la iniciativa en el aprendizaje a cargo del propio sujeto, quien se erige en rector del ritmo y las circunstancias en que tal aprendizaje se lleva a cabo» (Sarramona, 2000).

ENSEÑAR Y APRENDER EN LA SOCIEDAD COGNITIVA

La Unión europea, como ámbito supranacional, así como otros muchos países, han demostrado desde hace años inquietud por dar respuesta a estos avances tecnológicos, proponiéndose como objetivos prioritarios (Foro de la Sociedad de la Información, 2000):

  • Estudiar como afectan las TICs en el comportamiento humano, tanto a nivel individual como colectivo.
  • Estudiar los cambios previsibles en los patrones de conduca de trabajo y ocio, en los valores que están emergiendo.
  • Desarrollar un marco que ayude a definir esta sociedad de la información.
  • Asegurar una mejora de oportunidades para todos.

La UE ha publicado ya varios documentos que abordan esta problemática:

  • «Enseñar y aprender. Hacia la sociedad cognitiva» (Libro Blanco,1995).
  • «eLearning. Concebir la educación del futuro» (2000).
  • «Una vía europea hacia la sociedad de la información» (Informe del Foro, 2000)

La capacidad de acceder al mundo de la información, de transformarlo en conocimiento, será lo que estructurará en el futuro nuestras sociedades. La información es necesaria, pero son solo datos, que hay que saber utilizar. En consecuencia, los objetivos de toda educación en la sociedad actual se centran en (Díez Hochleitner, 1994):

  • Aprender a aprender y a desarrollar una curiosidad y deseo permanente de aprender, para enriquecer la vida en todos sus aspectos.
  • Aprender a anticipar y resolver problemas nuevos, ideando soluciones alternativas.
  • Aprender a localizar información pertinente y a transformarla en conocimiento.
  • Aprender a relacionar las enseñanzas con la realidad.
  • Aprender a pensar de forma interdisciplinaria e integradora, para poder percibir todas las dimensiones de los problemas y/o situaciones.

En este orden de cosas, el Libro Blanco sugiere a la escuela cinco objetivos generales como propuesta para llevar a cabo actuaciones concretas:


  1. fomentar la adquisición de nuevos conocimientos,
  2. acercar la escuela a la empresa,
  3. luchar contra la exclusión,
  4. hablar tres lengua comunitarias,
  5. tratar en un plano de igualdad la inversión en equipamiento y la inversión en formación

La interdependencia, la interacción e integración de los conocimientos y competencias, son tres claves de todo curriculum que deberá ofrecer la escuela del mañana, ya que la salida a la situación actual hay que buscarla en prestar más atención al modo cómo se construyen conocimientos; a facilitar que los escolares se entrenen en los procesos de comprensión y no en los resultados adquiridos, a que se aprenda a utilizar todas estas nuevas tecnologías de la información, pero al servicio de la construcción personal del saber (Delval, 1990).

Compartir